jueves, 21 de octubre de 2010

Ácidos grasos trans

Los ácidos grasos son componentes de los lípidos, por eso empezamos hablando de ellos. Los lípidos están compuestos por carbono, hidrógeno y la mayoría presenta oxígeno. Dentro de la clasificación según su estructura encontramos los ácidos grasos, que son moléculas formadas por una larga cadena hidrocarbonatada de tipo lineal, con un número par de átomos de carbono. Se pueden clasificar en dos grupos:

- Ácidos grasos saturados: solo tienen enlaces simples entre los átomos de carbono, lo que hace que presenten una estructura rectilínea. Son sólidos a temperatura ambiente.

- Ácidos grasos insaturados: tienen uno o más enlaces dobles entre los átomos de carbono, por ello, presentan codos en donde se encuentran los dobles enlaces, por eso son líquidos.




Los ácidos grasos trans son un tipo de ácido graso insaturado que se encuentra en alimentos industrializados que han sido sometidos a hidrogenación (reacción química en la que se añade un hidrógeno a otro compuesto), con el fin de solidificar las grasas para utilizarla en alimentos. Esta solidificación se lleva a cabo ya que al añadir los hidrógenos pierden su estructura "a codos" pasando a tener una estructura lineal.



Además promueve la frescura, le da textura y mejora la estabilidad de los alimentos. Las grasas hidrogenadas se utilizan en margarina, comidas rápidas, productos comerciales de pastelería, alimentos procesados y fritos. También lo podemos encontrar de forma natural en pequeñas cantidades en la leche.



¿ Cuáles son los efectos de los ácidos grasos trans en nuestra salud?

Se sabe que los trans aumentan el colesterol LDL ( colesterol malo ), ya que aumenta la cantidad de lipoproteínas de baja densidad; y disminuyen el colesterol HDL ( colesterol bueno ), ya que disminuye la cantidad de lipoproteínas de alta densidad, que son las encargadas del transporte del colesterol bueno.



Favorecen el aumento de riesgo de enfermedades cardiacas,ya que tapona las arterias impidiendo el paso de la sangre, esto puede provocar un infarto de miocardio ( músculo encargado de bombear la sangre ). Se ha observado que favorecen desordenes metabólicos, como la actividad anormal de la hormona insulina ( regula la cantidad de glucosa en sangre ), lo cual provoca diabetes tipo 2 (no responde a la insulina).



Además impiden un uso correcto de los ácidos grasos esenciales, que son fundamentales para el crecimiento y desarrollo de los niños, especialmente la retina y el sistema nervioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada